Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 22 julio 2016

A propósito de Palabras al viento y otros cuentos

Íntimo tamaño, fuertes pulsiones

Por Leonardo Agudelo

La serie de cuentos compilados para un libro bello es inquietante desde el primer contacto: su portada, su íntimo tamaño, hasta las palabras de su última hoja. Colección que refleja las fuertes pulsiones de su autor con respecto a la forma de mundo que se forja a su alrededor, bordeando la mayoría del tiempo una tentación de misterio y de horror que hacen recordar algunos de los capítulos de la serie televisiva setentera, de Twiling Zone, dimensión desconocida. Sus cuentos cargados de situaciones cotidianas donde se puede producir un estallido de la realidad en cualquier instante, mostrando la capacidad del autor para sorprenderse a sí mismo y al lector. Cada una de las diez y seis historias parece condensar una época de su vida, donde al contacto de las relaciones de pareja y la vida universitaria maduraban una experiencia de mundo con la cual hacer literatura. Pero el valor de lo escrito es su capacidad de no hacerse predecible, de sorprender, de incendiar el entendimiento con una salida inesperada, sobre todo en relación con las mujeres lo que hace recordar la máxima proustiana: “Una mujer es solo el camino hacia otra mujer”, un corazón que a pesar de sus horas de vuelo, no se niega querer volver en un instante a un amor que promete volar como una saeta sobre todo lo antes vivido, haciendo de paso una magnifica disección en tonalidad gris fosforescente del magnífico animal femenino.

Para un lector desprevenido, la lectura de Palabras al viento puede parecer un ejercicio de escritura sobre la mesa de un “Juan Valdez” o un “Oma” o “Crepes and Wafles”, pero la obra precedente del autor anuncia que estamos frente a un texto de compleja arquitectura presentada bajo un manto de sencilla textura, donde sus protagonistas cruzan de forma sutil las grandes tensiones del tiempo moderno, entre ellos la atmósfera de ciudad, urbe que se vuelve un nudo corredizo que ayuda a sincopar la respiración del lector. Atmósfera donde se hace cierta la sospecha de la quinta meditación cartesiana, acerca de la incomunicabilidad de las personas, pese a todo el juego de gestos y sonrisas afectadas de nuestro diario trajinar.

Anuncios

Read Full Post »

Vigencia del cuento

Juan José Hoyos
Medellín

Hermosa la portada, hermoso el tamaño, hermosa la edición. Que tu libro tenga una larga vida.

_______
Fotografía de Claudia Restrepo Ruiz

Fotografía de Claudia Restrepo Ruiz

Diego Velásquez González

Pereira

Siempre he tenido una misteriosa atracción por la palabra escrita. A través de las palabras he ido comprendiendo un poco más el mundo que me rodea. De ahí que puedo decir que soy un enamorado de las palabras. Esa misma sensación se refuerza en la experiencia de leer Palabras al viento y otros cuentos de Ángel Galeano Higua. Me acerqué al libro más como un interés académico por mi propio proceso de aprendizaje, y he descubierto en sus cuentos no solamente el cuidado de la escritura producto de una larga experiencia con las palabras, sino la mirada particular de un hombre sobre su mundo y cómo, por medio de las palabras, se tiene la posibilidad de construir mundos posibles, de lanzar al viento las palabras, palabras que crean, palabras que invitan a ver el mundo desde nuevas perspectivas. En este libro sus personajes se enfrentan a los mismos dilemas que todos los seres humanos enfrentamos en el día a día. Pienso que como objeto artístico digno de disfrute invita al goce de estar en el mundo, pero sobre todo de ser. La contraportada hace gala del contenido, leer Palabras el viento y otros cuentos es desplazarse por aguas tranquilas lo que permite fijarnos en el detalle y en descubrir el placer de la palabras bien escrita.

_______

Esther Luisa Barragán
Medellín

Excelente libro. Hay cuentos que desbordan el alma.

_______

Dagoberto Rodríguez Alemán
Poeta de Mompox

Desde la hermosa ciudad de las flores, Medellín, he recibido el libro de cuentos titulado: Palabras al viento y otros cuentos del escritor Ángel Galeano Higua.
Este libro cuenta con una segunda edición, puesto que la primera se realizo en el año 2003, en la cual fue ganadora del Premio Concurso Nacional de Cuentos de la Cámara de Comercio de Medellín. Este hecho indica que el libro es bueno y por tanto se hizo necesario editarlo nuevamente, con el fin de complacer la demanda de nuevos lectores. Yo soy uno de ellos y me siento feliz porque en él he podido saborear sus palabras de libertad, caracterizadas por un lenguaje preciso, una magnitud única y una sensibilidad íntima y firme, que emerge de su profunda prosa.
En este rico coctel de voces podemos sus lectores deslizarnos “como la mantequilla en el sartén caliente” en los cuentos Cambio de renglón, El otro viaje, Las hojas de Noelia, Palabras al viento, Hay un solitario en mi escritorio y Conversación con un retrato, entre otros.
Galeano Higua es un escritor con mucha formación y madurez y ese perfil es propio de un virtuoso en el oficio. De igual manera se dice que la mejor forma de conocer a los grandes escritores es a través de sus libros y en este caso lo puedo confirmar ya que he leído el conjunto de su obra.
En esta misma secuencia puedo manifestar que el género del cuento está vivo y su vigencia continúa intacta, más cuando se logra tener exponentes de gran calidad en tiempos modernos como lo han sido en nuestro país Germán Espinosa, Manuel Mejía Vallejo, Álvaro Cepeda Samudio y Gabriel García Márquez, entre otros.
Por todo lo anterior, recomiendo este libro de cuentos de Galeano Higua, para que las nuevas y futuras generaciones de lectores disfruten este manjar delicioso que se desliza como la mantequilla en nuestro paladar de letras y pensamientos, para enriquecimiento del conocimiento.
Recuerden que la única pasión del lector son los libros que posibilitan el amor con ellos.

_______

Helena García Martínez
Integrante del Grupo Literario
“El Aprendiz de Brujo” – Medellín

La dedicatoria de tu obra para las dos mujeres que han acompañado tu pasión por escribir saliéndote de cánones establecidos para narrar los aconteceres cotidianos, y para vivirlos me parece muy merecida.
“De una sentada”, me fui con cada renglón que ingeniaste para concretar con palabras sencillas los hechos reveladores que se instauran a diario en tus viajes por la escritura.
Los personajes que pasean por las páginas de tu libro están teñidos de encanto, de ternura, de soledad contagiosa. Algunos que no son visibles con los ojos, —un tanto espectros como el que transita por la obra de Shakespeare que ahora leemos—, son tangibles mientras visitan tu casa, tu escritorio. Quizás, por su compañía inspiradora hayas pintado con palabras y gran habilidad estos 16 relatos amenos.
Viajé expectante por todos los espacios que elegiste: las calles, los árboles con sus hojas y sombras, las moradas familiares y de amigos del alma, los claustros educativos. Cada sitio escogido albergó con sencillez y maestría a los protagonistas de tus historias.
La forma como te atreves a poner el desenfreno en En el otro viaje, me ubicó de pasajera en la silla de atrás del auto, para esperar el desenlace. Ella va… ocupa el primer puesto en mi corazón, y punto. Al contrario de lo que quiera pregonar el título de tu libro, que bien merecía ser re-editado, a las palabras que coleccionaste en bonito formato, no se las llevará el viento.
Agradezco la puesta de tu obra en mis manos de aprendiz. Espero que tus palabras en cada sesión de martes y en tus obras literarias, visiten a menudo el propósito de concebir otros relatos con mi propio sello.

_______

Claudia Restrepo Ruiz
Autora de la novela Ciento uno y del libro de cuentos Bitácora del cuerpo. Grupo Literario “El Aprendiz de Brujo” – Medellín

Hace unos minutos terminé de leer Palabras al viento del autor Ángel Galeano Higua (si se puede decir terminé) y la sensación que me embriaga es la de satisfacción. Su voz ahora comienza a leerme. Me escondo tras la estudiante, tras Claudia, Virginia o Nohelia. Soy también un viejo que camina por un estacionamiento y un retrato con el que un joven conversa. Sus personajes son tan auténticos que se quedan adheridos a la piel. Una triunfadora nos recuerda a esas mujeres emprendedoras que venden de todo y no paran de hablar, mientras una estudiante lleva un diario con hojas. Enhorabuena la reedición de Palabras al viento, una oportunidad más de conocer al autor del Río fue testigo, en su faceta exquisita como cuentista. Palabras, palabras que nos retratan, nos perturban, nos cuestionan, nos sacuden, nos despiertan. Palabras que pintan y soplan. En un bello formato, con una obra impecable El Aprendiz de Brujo se estrena como línea editorial. Los mejores augurios para ambos.

_______

Gloria Fanny Chimbi Hernández
España

Libro que se lee con mucha alegría

_______

Read Full Post »