Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 10 julio 2014

¿Qué ata a eros y tánatos?

Leonardo Agudelo (Bogotá D.C)

Hay que corregir a Freud cuando afirma que las pulsiones más importantes del ser humano son el eros y el tánatos, a los que el ser humano está inexorablemente atado. No… no…, lo que ata a eros y tánatos es la narrativa. Este axioma parece demostrado con la lectura de Bitácora del Cuerpo de la escritora Claudia Restrepo Ruiz, mientras narra el tono ligero e ingrávido de miradas y los silencios que invitan al deseo; lo amplia que resulta una cama que ha auxiliado a un amor cuando uno queda solo en medio de un cuarto oscuro cruzado por la línea de luz que se filtra entre las cortinas.

Bitácora del cuerpo, de Claudia Restrepo Ruiz

Bitácora del cuerpo, de Claudia Restrepo Ruiz

Claudia Restrepo indaga un universo donde se puede desear, amar y olvidar. Donde la nostalgia y la pluma son la última trinchera para aquellos que no se cansas de buscar el amor y mientras ese gran sentimiento aparezca, el deseo es una buena silla para descansar. Pero ella no solo anhela y desea, también afila la punta de su lápiz para registrar el aroma de los besos antes del alba, el clima de la piel, la sombra del objeto del deseo que cruza a la puerta camino a la calle, preludio al altar donde se escribe del amor, la soledad.

Su libro es una bitácora del viaje por el universo donde los astros toman la forma de palabras, silencios, sensaciones como la humedad cristalina de una mirada, el olor a hierba húmeda del sexo, la búsqueda de un nombre para designar al acto de buscar más en nuestro cuerpo y alma en un viaje por un cuerpo ajeno. Para darnos cuenta del poema de Herman Hesse: “Por eso ningún poder o conocimiento es totalmente bueno, porque el último paso a la cima siempre tienes que darlo completamente solo.” La posesión del objeto amado o el que parece contener la esperanza del amor, como una galaxia que aparece sorprendente en el vació del universo. Preludio, casi siempre, de la próxima soledad que como un campo nocturno cargado de sonidos de grillos y luciérnagas inunda el espacio – tiempo de gozos y afanosas lides. Bitácora del cuerpo es un monólogo de 88 páginas, —semejante al que hizo despertar el alma femenina a comienzos del siglo XX, el monologo de Molly Bloom, último capítulo del Ulyses de Joyce— un texto apretado y burbujeante de sucesivos conatos de amor forjados en el bar, en el asiento trasero en un parqueadero o en un cuarto con un nochero donde retozan otros amantes entre las tapas de desvencijado cuero.

Julio 2014

cropped-cabecera-eros-y-tc3a1natos-efect.jpg

Anuncios

Read Full Post »