Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 20 febrero 2013

Termina la travesía

Por Nubia Amparo Mesa G.

La fuerza de una historia reside en el desenlace. Hay finales contundentes, sabemos que no habrá futuro para esos personajes con quienes ya habíamos establecido una relación. Y aunque comprendemos que nada podría cambiar su rumbo, nos duele. Pero hay finales abiertos que nos permiten poner en juego la imaginación.

Estos cinco años han sido una experiencia de aprendizaje permanente.

Estos cinco años han sido una experiencia de aprendizaje permanente.

Mi historia en EL PEQUEÑO PERIÓDICO se inició en 2007. Asistía a las tertulias literarias dirigidas por el escritor Ángel Galeano Higua y él nos invitó a escribir en el periódico. Durante 20 años de ejercicio del periodismo había estado atada a las agendas noticiosas y al lenguaje frío y sin matices de la noticia, acostumbrada a la inmediatez, a citar cifras y transcribir declaraciones con una limitada reflexión apenas necesaria para no tergiversar la información.  Pero ahora se abría una nueva dimensión. Recorrer un camino por la complejidad de las ideas, por la búsqueda del sentido en las historias, por la riqueza de las palabras.

Estos cinco años han sido una experiencia de aprendizaje permanente. Cada edición ha implicado un intrincado viaje hacia mi interior. Primero, la reunión para proponer los temas. ¿Cómo abordar asuntos tan complejos y abstractos como “los espejismos” o “lo esencial” o “la democracia”. Luego, las lecturas y discusiones para intentar hallar la historia, el enfoque, el tono. Largas conversaciones con referencias a obras y autores como punto de partida para el viaje. Acuerdos y desacuerdos, renunciar a esa manía nuestra de “tener la razón”, desvíos que nos conducían a nuevos escenarios. La mesa de un café o de una biblioteca como oficina. Y, en todo caso, la búsqueda estética y la complicidad creativa.

Ha sido un viaje exquisito. Termina la travesía, hemos tocado el puerto de destino y debo despedirme de la tripulación.

Ha sido un viaje exquisito. Termina la travesía, hemos tocado el puerto de destino y debo despedirme de la tripulación.

Hacer parte de EL PEQUEÑO PERIÓDICO no ha sido un simple acontecimiento.  Ha sido un ejercicio de búsqueda, de fecunda conjunción entre la disciplina y el goce. Soñar, imaginar, persistir, y practicar la escritura como forma de resistencia ante las estupideces humanas que diariamente nos acechan.  Encontrar que después de cada edición algo en mí ha cambiado, como un viajero que regresa después de haber penetrado en regiones desconocidas, aunque no haya encontrado respuestas, y más bien se hayan multiplicado sus dudas y ampliado sus asombros.

Ha sido un viaje exquisito. Termina la travesía, hemos tocado el puerto de destino y debo despedirme de la tripulación. El capitán y los marineros se aprestan a buscar nuevos rumbos. En el horizonte anchuroso quedan muchos misterios por descubrir y en mi bitácora de viaje guardo como un tesoro invaluable los momentos compartidos.

EL PEQUEÑO PERIÓDICO entrega sus últimas páginas. Y hay algo bello en ese final que ha decidido su propio gestor. Porque, después de todo como dice J-Sender, el final es “el último rasgo de intención que puede permitirse un escritor”. Siento que es un final abierto, de esos que nos permiten preguntarnos qué vendrá luego, de esos que nos obligan a imaginar el destino del protagonista cuando lo vemos alejarse sin prisa por un camino que serpentea hacia la cumbre de una montaña sagrada.

nubiamesa456@gmail.com

Publicado en la edición impresa No. 100 de EL PEQUEÑO PERIÓDICO.

Las ilustraciones corresponden a la obra del pintor Luis Berrío, tomadas de la serie El río de la vida.

Anuncios

Read Full Post »

Una estratagema al alcance de todos

Saúl Álvarez Lara

Amanecer - Luis Berrío, óleo - De la Exposición "El río de la vida", 2012.

Amanecer – Luis Berrío, óleo

La inmortalidad es una estratagema para enfrentar el dilema fundamental de los mortales: la ignorancia de lo que viene después de la muerte. La inmortalidad es la solución a la duda y al miedo a lo desconocido que surgió como un estado intermedio en: la inmortalidad del alma. La del cuerpo no es viable. Sin embargo la duda permanece y la inmortalidad del alma es un concepto difícil de abarcar porque es como la sombra que sigue el cuerpo a todas partes, se mezcla con todas las cosas, toma su forma, cambia de color y siempre está. Dicen que si un humano no produce sombra es porque está muerto, significa que entre alma y sombra hay coincidencia. Al morir, el alma abandona el cuerpo, como la sombra.
Espero que haya sido Borges quien dijo que solo moriría cuando ya nadie recordara sus textos. Digo que espero que haya sido Borges porque pudo haber sido otro y siempre creí que había sido él. Sea quien sea quien haya dicho aquella frase, situó la inmortalidad al mismo nivel de la memoria, es decir, a una altura alcanzable, tangible, donde es posible llegar. Todos somos inmortales y no es un exabrupto. Mientras la memoria viva.
La memoria, es bien sabido, transita por los parajes de la cotidianidad, en algunos casos va por autopistas amplias, de ocho carriles, con gentes a lado y lado y en otros por caminos de herradura difíciles y de acceso limitado, sin embargo circula, llega donde tiene que llegar y cumple lo que tiene que cumplir. “La memoria es algo que a veces hace reír y a veces hace llorar”, fue el epígrafe de un documental del que solo recuerdo eso.
Entre alma y memoria está el espíritu. Hay quienes pasan la vida cultivando el espíritu. Hace poco pregunté a un artista cuánto tiempo llevaba dedicado a su obra. No respondió de inmediato, me pareció que pensaba una respuesta pero en realidad la tenía desde el principio. Toda la vida, respondió. Otro, a quien preguntaron si no le pesaba su trabajo, dijo, cuando a uno le gusta lo que hace no vuelve a trabajar nunca más.

Viajero del río de la vida - Luis Berrío, óleo. De la Exposición "El río de la vida".

Viajero del río de la vida – Luis Berrío, óleo

De eso trata, entonces, la inmortalidad: de vida, de trabajo, de tiempo, de memoria, incluso de alma y de sombra. Inmortal es John Lennon cantando Imagine” en la clausura de los Juegos Olímpicos de Londres y el chino que corrió por los aires en la inauguración de los de Beijing. Inmortal es el Guernica de Picasso. Inmortal es el Ulises de Joyce y El Aleph de Borges. Inmortal es el Correo del sur de Antoine de Saint Exupéri, hace poco recibí una chaqueta como la que él utilizó en esa novela y lo revivo cada vez que la uso. Inmortal es el Titanic a pesar de que se encuentre en lo más profundo de las aguas. Inmortales son los goles de Pelé que se repiten hasta el infinito. Inmortal es la Marilyn de Niágara aunque se ignore aun cómo murió. Inmortal es Hamlet cada vez que un actor sube a escena y habla con su voz. Inmortal es Steve Jobs en sus computadores.
Es inmortal quien vive en la memoria. Una publicación que abre sus páginas a la cultura, a los libros, al libre pensamiento, a la participación. Que dedica espacio y tiempo a la poesía y a la literatura y al arte. Que cultiva el espíritu, que circula y vive y fracasa y triunfa y de un momento a otro cesa, quedará sin duda en la memoria. Es inmortal.

saulalvarezlara@gmail.com

Publicado en la edición impresa No. 100 de EL PEQUEÑO PERIÓDICO.

Read Full Post »